Receta Básica para Sales de Baño

Ingredientes:

1 taza de sales Epsom (Sulfato de magnesio)

1/2 taza de bicarbonato de sodio (bicarbonato de sodio)

2 tazas de sal marina (cloruro de sodio)

Unas gotas aceite esencial, fragancia o aroma a gusto de cada uno

Colorante cosmetico o alimenticio

Glicerina (optativo)

Flores secas


Cada uno de estos componentes tiene ciertas cualidades y usos.

La sal Epsom, cuando se añade al baño, es absorbida por la piel y sabe sacar las toxinas del cuerpo, sedar el sistema nervioso, reducir la hinchazón y relajar los músculos. También es un ablandador natural de la piel y exfoliante.

El bicarbonato de sodio ayuda a neutralizar los ácidos en la piel y lavar los aceites y la transpiración, dejando la piel suave como la seda. También es útil para aliviar la picazón.

La sal del mar ayuda a limpiar los poros, aliviar las condiciones de sequedad de la piel y para ablandar el agua. La sal marina se encuentra disponible en forma de cristales finos o gruesos, o bien va a funcionar, pero recuerda que cuanto más grande sean los cristales, más tiempo toma para que se disuelven en el baño.

La glicerina liquida es un buen y eficaz humectante para la piel.

Esta es una receta basica pero se pueden cambiar las proporciones o excluir algún ingrediente o añadir más. Se recomienda añadir sólo unas pocas cucharadas a cada baño, al menos la mitad de una taza como mucho una taza entera cada vez.

Instrucciones:

Mezcle todos los ingredientes en un recipiente, revolviendo bien para distribuir el color, una vez teñidas añadimos la fragancia. Agitar bien y verter en un frasco decorativo, saquito, bolsa transparente.....

 

Precauciones:

Las sales de baño no se recomienda su uso con los bebés. Una reacción alérgica a las sales de baño también es posible, sobre todo cuando se añaden hierbas o aceites esenciales, por este motivo, pegar una pegatina con los ingredientes de la receta.

Recomendamos que las personas con problemas de tensión no deben usarlas.